Fitbit

fitbit-pulsera actividad

La marca californiana ha marcado escuela en esto de las pulseras de actividad desde que se fundó en 2007. Si lo tuyo es estar a la última en dispositivos inteligentes y medirlo absolutamente todo, no te puedes perder los análisis que hacemos de sus últimos modelos. ¿Y por qué solo de sus últimos? Porque Fitbit ya va por la séptima generación de pulseras de actividad y todo apunta a que la tendencia irá a más: más tecnología encerrada en tu muñeca y más salud a golpe de click.

Fitbit Charge 2 [Octubre 2016]

fitbit-charge-2-review

Llega la última apuesta de Fitbit en forma de una pulsera de actividad equipada de sensor cardíaco, modos multideporte y una sorprendente funcionalidad que no habíamos visto antes: sesiones de respiración guiadas. Desde hoy podemos adquirirlo a partir de 120€ (mejor precio).

La marca californiana ha estado caracterizada en los últimos años por saber conjugar a la perfección diseños elegantes y avanzadas funcionalidades en sus pulseras. Los usuarios de monitores de actividad siempre nos hemos quejado a mayor número de funciones, mayor armatoste debemos de cargar en nuestras muñecas. Algo lógico, dado que a más cosas podemos hacer con un monitor, más tecnología necesita para funcionar.

De un primer vistao, sorprende que la Fitbit Charge 2 incorpore la función Ritmo Cardíaco PurePulse, que no es más que la monotorización continua de los latidos del corazón a través del monitor óptico que entra en contacto directo con nuestra muñeca. Como ya sabemos, no es tan fiable como los cinturones que realizan esta misma función, pero es la más cómoda, sobre todo si queremos conocer este dato durante todo el día.

Siguiendo con el tema del ritmo cardiaco, resulta interesante la forma es que la aplicación de Fitbit arroja los datos recogidos sobre nuestro pulso: divide en 3 zonas la quema de calorías en función de la intensidad de la actividad (quemagrasas, zona cardio y zona máximo) y también nos da pistas de nuestro ritmo cardiaco en reposo, algo importante para hacer un seguimiento de la salud de nuestro corazón día tras día y especialmente si somos deportistas.

Otra de las novedades es la función multideporte. La Fitbit Charge 2 reconoce —a través de la función Smartrack— actividades como correr, ir en bici o hacer pesas y, como no podía ser de otra manera, recoge datos como las calorías quemadas, el tiempo en el que nos hemos estado moviendo y la distancia recorrida para ofrecernos resúmenes desde la aplicación móvil.

Hablando de la distancia recogida en los deportes que implican desplazamiento: este monitor de actividad, gracias al GPS que se conecta con el teléfono móvil, permite ver en tiempo real desde la pantalla del monitor tanto la distancia, como el ritmo como un mapa de la ruta. Hay que tener en cuenta que la pulsera no lleva GPS incorporado, sino que se conecta al del smartphone, siendo éste el que envía los datos mencionados para que podamos verlo desde nuestra muñeca.

¿Más? Sí, la funcionalidad que no hemos visto en anteriores versiones de Fitbit se llama: respiraciones guiadas. Un guiño a la moda del mindfulnes ya que su objetivo es devolvernos los momentos de calma a través de sesiones de respiración personalizadas que se basan en nuestro ritmo cardíaco.

Además de lo mencionado, la Fitbit Charge 2 incorpora las funciones que conforman la mayoría de pulseras que encontramos en el mercado: monotorización automática del sueño; alarmas silenciosas; avisos para movernos cuando nuestra actividad física se desploma; notificaciones del smartphone mientras lo tengamos conectado por bluetooth y sincronización inalámbrica de datos con el smartphone.

A nivel de diseño, creo que esta pulsera de actividad está muy lograda. Incorpora una pantalla táctil (OLED) y la correa se puede cambiar por cualquiera de los seis colores: turquesa/plata; azul/plata; ciruelo/plata y negro/plata. Los otros dos colores son ediciones especiales: lavanda/oro rosa y negro/gris pomo.

Quiero esta pulsera

Fitbit Flex 2

fitbit-flex-2-review

A la vez que se anunció Fitbit Charge 2, la casa californiana dio pistas de la renovación de su buque insignia. Se trata de Fitbit Flex 2, predecesora del monitor de actividad más vendido entre los wearables. Y a pesar de que la evolución es anecdótica, hay mucho que contar sobre esta pulsera de actividad que podemos comprar por 70€.

Empezando con las diferencias con la versión anterior, estamos ante un dispositivo aparentemente mucho más fino y elegante (recuerda mucho al Jawbone Up). Dotado de un material que han mejorado, dado que muchos usuarios se quejaban de que la correa terminaba rompiéndose de las veces que debemos sacar y meter el tracker para cargarlo.

En el monitor encontramos 5 luces LED que, al carecer de pantalla, su función es indicarnos el nivel de actividad y las notificaciones que recibimos en el smartphone. El objetivo de las pulseras de actividad tan básicas es que el usuario sepa si cumple con el nivel de actividad mínimo al terminar el día. Para ello se van encendiendo las luces LED de la pulsera en función de los pasos que hemos dado: una luz significa el 20% de los pasos cumplidos. Por defecto viene configurado con que realicemos 10.000 pasos al día, algo que no es difícil si practicamos algún tipo de deporte como correr.

La última luz LED de la pulsera no es blanca, sino de color. Se enciende de color verde cuando hemos cumplido con el total de pasos diarios. Pero también la veremos iluminada de azul para avisarnos de las notificaciones que llegan al teléfono móvil: Whatsapp, correos o llamadas. Esto último es otra de las novedades de Fitbit Flex 2 frente a su antecesora, una función que hoy en día lleva incorporada prácticamente todas los monitores de actividad del mercado.

Otra de las novedades que encontramos es que reconoce automáticamente las actividades deportivas (no todas, sino las más básicas como ir en bici, correr o caminar) que estamos realizando, a excepción de la natación, que deberemos avisar antes de realizar la sesión o introducirla a posteriori mediante la aplicación. Esto también es un paso, ya que antes no podíamos mojar la Fitbit Flex ni contabilizaba dicha actividad acuática.

Por otra parte, con el resto de ejercicios que impliquen un desplazamiento, podremos conectar el dispositivo al smartphone vía Bluetooth y hacer una monitorización de la distancia recorrida y el lugar a través del GPS del teléfono.

La Fitbit Flex 2 vibra cuando recibimos notificaciones en el móvil, pero también para recordarnos que debemos movernos cada cierto tiempo. Esto último se puede configurar por franjas horarias. Además, otra de las funciones más aclamadas por los usuarios es la capacidad de despertarse por medio de la vibración sin molestar a nadie y sin necesidad de recurrir a un ruido odioso.

Sin embargo, esta funcionalidad aún tiene margen de mejora: la sincronización de las alarmas (que se configuran por el móvil) tarda unos 30 segundos y puede llegar a fallar según reportarn varios análisis que se encuentran han hecho sobre el monitor. Por cierto, también monotoriza el sueño de forma automática, pero esto también es algo que incluye la mayoría de los monitores de hoy en día.

Más aspectos a mejorar: la duración de la batería. Sorprende que Fitbit no haya incluido una que sea mayor a los 5 días, tal y como indican las especificaciones desde fábrica. Y es que estamos ante una pulsera de actividad que carece de pantalla, y por lo tanto, de un mayor consumo de energía. Además en el mercado podemos encontrar pulseras similares que cuestan un 20% de lo que cuesta la Fitbit Flex 2 (70€ es el mejor precio que he encontrado) y cuya autonomía se prolonga durante un mes (ejemplo Xiaomi Mi Band 2). En esta cuestión, la marca californiana ha fallado.

Así que no hay que olvidar que estamos ante un monitor de actividad muy básico, dedicado para las personas que quieren asegurarse un mínimo de actividad diaria porque tienen un trabajo sedentario y prefieren caminar como actividad. Para los corredores no es nada aconsejable ya que se queda corta: carece de altímetro y de pulsómetro.

Por último, y como opinión personal, decantarse por una Fitbit es una buena idea si le damos importancia al componente social, es decir, si nos motiva retarnos con nuestros contactos. Esta funcionalidad que encontramos en la aplicación móvil es la más pulida y hay que tener en cuenta que, al ser la marca que domina el mercado de las pulseras de actividad, también es donde encontraremos más amigos metidos. Mediante esta aplicación veremos el ranking en tiempo real de los pasos que llevan nuestros contactos que también tengan una pulsera Fitbit (no tiene por qué ser el mismo modelo), retarnos con ellos y chatear.

Quiero esta pulsera

Fitbit Alta

Fitbit-Alta-Review
En la frontera entre la pulsera y el reloj inteligente, encontramos Fitbit Alta. Por el momento una de los monitores de actividad más elegantes de la firma y además, equipado con una tecnología que vale la pena descubrir con detalle.

El modelo Alta de Fitbit es una pulsera de actividad con pantalla táctil. Esto es un paso más respecto a su antecesor Charge HR y esto le permite ofrecer funciones más avanzadas que las básicas como el control de la actividad diaria y la monotorización del sueño. Con el Alta podremos recibir y comprobar las alertas que nos llega al smartphone en forma de llamadas, mensajes y del calendario.

Si por ejemplo tenemos una reunión programada en nuestra agenda, una notificación llegará a la pantalla de la pulsera Alta para avisarnos de los detalles de la reunión y así no nos despistemos. Y con los mensajes que llegan al teléfono pasa lo mismo: lo que recibiremos es el mensaje en sí, no un aviso de que tenemos uno nuevo. Y si esto te parece genial, espera porque hay más.

Funciones para no parar de moverse

Una de las cosas por las que Fitbit Alta se puede convertir en tu nueva herramienta para tener una vida saludable son los avisos que te da la pulsera para que te muevas después de un tiempo de inactividad. Si llevas más de una hora sentado delante del ordenador, el monitor de Fitbit te animará a que des una vuelta para que no pases la mayor parte de tu tiempo inactivo. Y esto me parece importantísimo, ya que cada vez hay más estudios que confirman que por mucho que le dediquemos una hora a hacer deporte al día, si nos pasamos ocho horas sentados, el balance para nuestra salud sigue siendo negativo.

Además de estas funciones, también han incorporado el reconocimiento automático de la actividad deportiva, es decir, que no hace falta configurar la pulsera para indicarle que vamos a entrenar. Ella misma obtendrá los datos y nos dirá de forma precisa cuánto tiempo le hemos dedicado a la actividad y cuántas calorías hemos gastado en ese margen de tiempo.

Deficiencias de Fitbit Alta

Sin embargo hay que decir que Fitbit Alta no es una pulsera recomendable para deportistas. Y es que se echa en falta la incorporación de sensores cardíacos para llevar un control del ritmo de pulsaciones mientras hacemos deporte. En este sentido, Fitbit Charge HR es el último modelo de la marca californiana que mejor le puede ir a un corredor o deportista habitual.

No es casualidad que Alta carezca de sensor cardíaco, y es que otra de las faltas de esta pulsera: carece de altímetro. No podemos saber cuántas escaleras hemos subido y bajada o qué desnivel hemos recorrido mientras hacemos cardio al aire libre. Desde Fitbit han explicado que estas renuncias tienen su origen en que querían mantener el aspecto y diseño de una pulsera compacta. Fitbit Alta es una pulsera bastante fina y elegante y por lo que dicen desde la compañía, estos valores son los que buscan los usuarios hoy en día.

En el resto de características encontramos un dispositivo con un batería capaz de durar 5 días; posibilidad de cambiar la correa por otros colores y distintos materiales para cada ocasión y una pulsera resistente al agua de la lluvia, salpicaduras y sudor.

A pesar de que acaba de salir del horno, ya podemos adquirir Fitbit Alta por menos de 150€.

Quiero esta pulsera

Fitbit Charge HR

review-pulsera-fitbit

La FitBit Charge HR se ha consolidado en 2015 como uno de los monitores de actividad más completo y competitivo del mercado. Con un diseño muy pulido y unas funcionalidades bastante avanzadas como la medición del pulso de forma continua.

Estamos ante un buen complemento para las personas que practican deporte a diario y por ello, necesitan tener al alcance de su mano información como las calorías que quema en función de cuánta actividad física realiza, de la intensidad y por supuesto del descanso, otro factor que cuantifica esta pulsera de actividad.

Datos que vemos desde la pantalla

Una de las sorpresas de Fitbit Charge HR es que en esta ocasión no solo obtendremos información sobre nuestra salud. Si sincronizamos la pulsera con nuestro smartphone también nos avisará cuándo nos están llamando por medio de la vibración y en la pantalla aparecerá el nombre del contacto o el número de teléfono. ¡Se acabo no contestar una llamada porque no oíamos el móvil!

La pantalla OLED y monocromática, se ve a la perfección durante la noche y un poco menos durante el día debido a que ilumina bastante. La buena noticia es que no permanece encendida todo el tiempo, lo que supone un ahorro de energía del monitor.

Muchos usuarios se quejan de que es bastante pequeña, por lo que solo se pueden visualizar datos como tu frecuencia cardiaca, la hora o el número de pasos que llevas. Puedes acceder a estos datos sin usar la aplicación, ya que dispone de un botón lateral que al apretarlo se van mostrando en la pantalla por orden.

Si aprietas ese botón un poco más de lo normal, en la pantalla aparecerá el modo cronómetro que es ideal para empezar a entrenar y para empezar a monotorizar la sesión. No obstante, una última actualización en la pulsera permite llevar un control de cualquier actividad sin iniciar el modo cronómetro o stopwatch, algo de agradecer porque estoy segura que tanto tú como yo nos pegamos alguna que otra carrera para coger el autobús o el metro o bien optamos por ir por las escaleras, en vez del ascensor, ¡todo cuenta!

Medición del pulso con Fitbit

Fitbit Charge HR es una pulsera ideal para deportistas de estudio o sala de gimnasio, de hacer entrenamientos HIIT o tabatas y en definitiva, de todo lo que no conlleva un desplazamiento o una medición de espacio/tiempo como puede ser correr. Esto lo digo porque en este caso, el dispositivo no contiene GPS, por lo que los datos recogidos no son muy exactos.

En cambio, a la hora de hacer un HIIT o un tabata, y en definitiva hacer entrenamiento anaeróbicos, la cosa pinta bien. El sensor cardíaco en este modelo de Fitbit está incorporado en la propia pulsera. Como verás detrás de ella una luz LED parpadea y esto es porque la medición se produce gracias a la lectura que hace el monitor cuando se ilumina y “lee” el torrente sanguíneo que corre a través de nuestra muñeca.

La principal crítica sobre el método del pulsómetro óptico es que es poco fiable al compararlos con las cintas del pecho que miden las pulsaciones a través del ruido de los latidos. Por eso, si te interesa desde ya te digo que si esta es la función que más te interesa, lo mejor es que te vayas a un Garmin Vivosmart.

Otros detalles que debes conocer

La duración media de la batería con la medición del pulso actividad: entre 4-6 días.

Respecto a su diseño, dispone de una correa que se cierra como la de un reloj, de tal manera que el sobrante se puede meter en el interior de la muñeca para mayor comodidad. Como ya hemos visto en otras versiones de la marca, tenemos una gran variedad de colores donde elegir: negro, azul oscuro, morado, rojo anaranjado y verde agua. Sin duda, colores muy atractivos.

Conclusiones

Podemos resumir sus “pros” en que nos sirve de reloj, se sincroniza con el teléfono móvil para avisarnos de cuándo y quién nos llaman, las calorías quemadas y el número de pasos que hemos dado. Otro punto a su favor: la medición del pulso cardíaco en todo momento (Tecnología PurePulse).

Por último, sus “contras” son que no incluye GPS, lo que puede ser una limitación para corredores. Por otra parte necesita de un conector USB propietario (exclusivo de Fitbit, así que no dejarlo atrás si salimos de viaje) y por último, no es sumergible, aunque si resistente al agua ¡no se te ocurra meterte en el agua con él!

Quiero esta pulsera

Accesorio para los monitores de actividad Fitbit

Estás a punto de conocer una de las básculas más completas del mercado y enfocado para usuarios normales como tú y como yo. Aria es su nombre y más allá de medir tu peso corporal, tu IMC, porcentaje de grasa y masa muscular, tiene más funcionalidades dignas de ser mencionadas. Todo bien explicadito aquí, y sino puedes comprarla ya en el siguiente enlace:

Quiero esta báscula


Más pulseras cuantificadoras