Jawbone

pulsera-jawbone

Jawbone es una marca americana con sede en San Francisco que se ha hecho famosa gracias a la sofisticación de las pulseras de actividad que fabrica y no hay más que echar un vistazo a las imágenes para saber de qué estamos hablando. Si te gustan sus diseños debes saber que también han lanzado sus líneas de auriculares y altavoces.

Hoy en día la última versión de Jawbone wearable es UP3 y aunque ya está anunciado el lanzamiento de Jawbone 4, aún no podemos comprarla así que vamos a ver qué nos aporta la marca a la hora de medir nuestra salud.

Jawbone UP3

En noviembre de 2014 Jawbone UP3 fue anunciada por la compañía como una de sus últimas promesas, pero no fue hasta abril de 2015 cuando se lanzó a su venta debido a problemas de fabricación con una de las ventajas competitivas que ofrecieron en un principio: que fuera sumergible hasta 10 metros. Finalmente, hoy en día esta pulsera sólo está hecha a prueba de salpicaduras, como la mayoría de wearables.

Sin embargo esto no puede ser motivo de desánimo, ya que la nueva versión trae considerables mejoras como es la incorporación de un sensor que mide las pulsaciones, sensores para controlar la temperatura de la piel (esto último gracias a los sensores de bioimpendacia que incorpora el monitor) y el ambiente.

Diseño

Cuando nos ponemos un Jawbone en la muñeca, notaremos cómo estamos ante un dispositivo que entra por los ojos y que “apetece ponerse”. Una vez más, la compañía contó con el diseñador suizo Yves Béhar para dar forma al modelo UP3.

Pero lo bonito no siempre es práctico y es que muchos usuarios se quejan de que resulta “incómodo” abrochar la correa y “cogerle” la posición correcta a la hebilla para que no esté muy apretada ni muy suelta. También se escuchan quejas sobre el sistema de cierre, que no es muy de fiar, ya que un simple golpe en la mesa mientras tecleamos puede abrir la hebilla y que se nos caiga del brazo.

A pesar de ello, estamos ante el modelo de Jawbone más ligero hasta el momento con 29 gramos de peso y 220 x 12.1 x 9.3 mm de dimnesiones.

Respecto al material utilizado, tiene menos de un 0,5% de níquel para los usuarios que sientan especialmente alergias o sensibilidades a este metal y además, la correa está hecha de caucho hipoalergénico TPU de calidad médica, algo que no solo evitar molestias cutáneas sino que también es un material limpio.

Funcionalidades

Como decía antes, Jawbone UP3 incorpora varios sensores en el interior del monitor, como por ejemplo: un acelerómetro de tres ejes; sensores para medir las pulsaciones; para ver la respuesta cutánea galvánica; para medir la temperatura ambiente y de la piel y por último, sensores de bioimpedancia para la respiración.

A la hora de interactuar con el la pulsera deportiva de Jawbone, hay que tener en cuenta que no tenemos una pantalla, sino que disponemos de todo el cuerpo de la pulsera que dispone de tres luces que van dando indicaciones de la actividad física, siendo:

  • Un corredor color naranja: estás activo.
  • Una luna azul: estás en modo sueño (durmiendo).
  • Un mensaje en color blanco: has recibido una notificación al móvil (si está conectado por la app de Jawbone).

A diferencia de otras pulseras como Fitbit Charge HR, la pulsera no detecta cuándo has cambiado de un estado a otro y tendremos que hacerlo de forma manual. Por ejemplo si queremos pasar de estar activos a irnos a dormir debemos dar dos golpes seguidos con el dedo al monitor y un último golpe un poco más largo.

Resulta interesante saber que Jawbone no mide la pulsaciones en todo momento, sino que obtiene este dato una sola vez al día: cuando nos despertamos por la mañana. Y es que el monitor de actividad considera que el pulso cardíaco de cuando nos despertamos es el más importante y razón no le falta. A la hora de determinar en qué intervalos de pulsaciones movernos para empezar a hacer deporte hay que conocer las pulsaciones en reposo y el mejor momento para medirlas en aquel en el que despertamos.

 

Aplicación Jawbone UP

Estamos ante un dispositivo que se sincroniza con el teléfono móvil por medio de Bluetooth 4.0 y con el que podemos hacer un registro (manual) de las comidas que hemos ingerido a lo largo del día. Y es que la aplicación de Jawbone (disponible para iOS y Android) también dispone de una base de datos con la que podemos incluir comidas de supermercados como Mercadona o el Corte Inglés o cadenas de alimentación como el 100 Montaditos o el Mcdonald. De esta manera nuestra medición sobre la diferencia entre ingesta y gasto calórico será mucho más precisa y esto nos llevará a conseguir nuestros objetivos de forma mucho más precisa.

La aplicación móvil también es una de las sencillas y logradas del mercado. Es capaz de presentar los datos recogidos de forma muy intuitiva.

Jawbone UP3 se carga a través de un cable USB corriente y tiene una batería de litio con una autonomía de una semana, aunque seguramente esto puede variar en función al uso que le demos al sensor cardíaco que es lo que, posiblemente, gaste más energía.

Como se puede ver en las fotos, no dispone de pantalla, pero sí de tres luces LED que cambian de color en función de lo que estamos haciendo: azul si dormimos, naranja si estamos moviéndonos o blanca si tenemos alguna notificación.

La principal crítica de este dispositivo inteligente es que han no han logrado un producto pulido y cómodo de llevar en la muñeca. Se trata de una pulsera de caucho hipoalérgico, pero rígido, algo que hace que estemos continuamente notando “que está ahí” y tal resulte molesto para muchas personas.

No estamos ante un cuantificador con el podamos darnos un chapuzón en la piscina, pues solo está a prueba de sudor y salpicaduras. Así que si por esta parte te convence, vete eligiendo el color que más te guste entre los nueve disponibles por 157€.

Quiero esta pulsera
 

 


Más pulseras inteligentes