Sony

pulsera-sony

Como la mayoría sabemos, Sony no es una marca que se la conozca por la tecnología que ha fabricado alrededor de los wearables, pero eso no ha sido ningún impedimento para que lanzara su propia línea de pulseras de actividad física. Bajo la familia de los Smartband, en el mercado podemos encontrar dos generaciones de cuantificadores de la marca nipona. Veamos qué nos puede aportar su última novedad:

Sony Smartband 2

Estamos ante una pulsera de actividad que mide la actividad diaria y la frecuencia cardíaca gracias al sensor que lleva incorporado. Esto, unido al hecho de que sí podemos bañarnos con ella, la convierte en la única pulsera capaz de medir las pulsaciones mientras estamos nadando.

Pero ojo, porque hay que leer la letra pequeña: desde la página de Sony nos advierten que la Smartband 2 está perfectamente sellada para soportar la entrada de polvo y agua, pero no podemos sumergirla a más de 3 metros de profundidad ni usarla en el agua durante más de media hora. Por otra parte, solo la podemos usar en agua dulce, nada de llevarla a la playa y bañarnos con ella puesta.

Al margen de esto, estamos ante un dispositivo bastante completo en cuanto a funciones se refiere. Como el resto mide cuántos pasos hemos dado al término del día, las calorías que hemos quemado, a intensidad del ejercicio, las horas de sueño y dispone de alarmas para despertarnos con leves vibraciones por las mañanas. Pero hay más.

Se conecta al teléfono móvil por medio de Bluetooth 4.0 y es de los pocos que dispone de tecnología NFC, con la que también podremos conectarnos a nuestro smartphone si dispone de este tipo de conexión. Como pega, la Smartband 2 de Sony no dispone de pantalla, por lo que todos los datos que recoge os deberemos ver a través de su aplicación móvil disponible para iOS y Android.

A su favor está el hecho de que la podemos configurar para que sus alertas vibratorias indiquen cuándo alguien nos está llamando, cuando tenemos mensajes o una respuesta en nuestras redes sociales. Vamos, cualquier notificación del móvil.

Un punto negativo es que la duración de su batería es de 2 días, y no es de extrañar, ya que es lo que suele pasar cuando lleva el pulsómetro incorporado. No obstante, con un cargador mini USB podremos enchufarlo a la fuente y cargarlo rápidamente.

Aunque no es muy visible, dispone de una correa que se ajusta como la de un reloj. Está disponible en dos colores: blanco o negro por algo más de 100€.

Quiero esta pulsera



Más monitores inteligentes