En los tiempos actuales la falta de sueño es un problema. Problema creado por el actual ritmo de vida competitiva, estrés o simplemente diversión a altas horas de la madrugada. Por eso, cada día las personan se preocupan más por mejorar la calidad del sueño.

Las nuevas tecnologías nos permiten llevar un registro diario de nuestra calidad del sueño, datos mostrados en gráficas por diversas aplicaciones. ¿Pero como se recopilan esos datos? Las pulseras de actividad con control del sueño se encargan de monitorizar diversos factores para evaluar nuestra calidad del sueño.

Mejores pulseras de actividad con control de sueño

    
ProductosGarmin Vivofit 3

Samsung Gear Fit 2 pro

Sony SmartBand SWR10

Tomtom Touch
Xiaomi my band 4Garmin Vivosmart HR +
ModeloGarmin Vivofit 3Xiaomi Mi Band 4

Garmin Vívosmart HR+



PrecioVer precioVer precioVer precio
Opiniones48 opiniones de clientes638 opiniones de clientes800 opiniones de clientes
   
ProductosSamsung Gear Fit 2 proTomtom Touch
ModeloSamsung Gear Fit 2 ProTomTom TOUCH

PrecioVer precioVer precio
Opiniones127 opiniones de clientes32 opiniones de clientes

¿Que factores monitorizan las pulseras con control del sueño?

Las pulseras de actividad con control del sueño monitorizan los siguientes factores:

Duración del sueño

Se registra el tiempo que has dormido. El tiempo recomendado es de unas 8 horas al día, pero el mínimo recomendado varia según la edad. Llevar a cabo un registro de la duración del sueño es ideal debido a que un sueño deficiente durante largos periodos de tiempo produce problemas de salud.

El monitoreo no es del todo eficiente, ya que se basan en el movimiento. Muchas personas cuando duermen se mueven mucho, por lo que la pulsera puede detectar que estás despierto cuando no es así. En caso de problemas los datos son editables si sabes a ciencia cierta hasta que hora estuviste despierto o a que hora te despertaste.

Sueño ligero

El sueño se registra en etapas y ciclos. Habitualmente, dormimos en ciclos de 90 minutos, durante ese ciclo pasamos por varias etapas. La primera de ella es conocida como sueño ligero.

Es un sueño no-REM y es una fase de transición hacia la fase REM. Como su propio nombre indica en esta etapa al ser el sueño ligero somos más propensos a despertarnos por cualquier ruido, y también nos movemos más. Son estos movimientos los que aprovechan las pulseras para determinar en que etapas se encuentra el sueño.

Sueño inquieto

Muchas pulseras de actividad poseen una métrica llamada «sueño inquieto» o «Restless sleep». Esta métrica indica si te has movido en la cama, lo cual es algo normal mientras dormimos. No pertenece a una etapa y es más probable que ocurra durante el sueño ligero y no en el sueño profundo.

Si tu pulsera de actividad registra «sueños inquietos» no deberías preocuparte, a no ser que este registro se vuelva habitual. Un alto registro de sueños inquietos durante un tiempo prolongo puede indicar problemas de salud como apnea del sueño.

Sueño profundo (REM)

El sueño profundo entra después del sueño ligero. Esta fase es la etapa final del sueño, según el Dr. Jordan Stern de Nueva York la mayor cantidad de sueño REM que podemos obtener en una sola noche está entre el 40 – 60%. Durante esta fase se activa el sistema inmune, la consolidación de la memoria entre otras funciones y si eliminas esta fase a través de la falta de sueño, suprimirás estas funciones y largo plazo tendrás problemas de salud.

En ocasiones los monitores no son capaces de diferenciar ambas etapas y no registran absolutamente nada después del sueño ligero. Son incapaces de registrar el sueño profundo o el sueño inquieto.

Esto se debe a que aún no somos capaces de entender completamente el sueño REM, así que no asustes si no ves ningún dato registrado en esta fase.

Ritmo cardíaco

Algunas pulseras de actividad se ayudan del registro de ritmo cardíaco para mejorar el seguimiento del sueño. De esta forma pueden separar el sueño profundo (REM) del sueño ligero. Esto es debido a que los datos de la frecuencia cardíaca son propensos a errar durante la fase REM, y al despertar.

Higiene del sueño

La higiene del sueño se trata de los factores y buenas prácticas que fomentan un buen sueño durante la noche. Entre las buenas practicas se incluyen: irse cada noche a la misma hora a la cama, no beber mucho liquido antes de acostarse, evitar consumir cafeína antes de acostarte o comer abundantemente antes de dormir.